miércoles, 24 de julio de 2013

AZUCARRR!!!!

                              "No te aflijas chico, 
                             vive tu vida con sabor!"
                                                               Celia Cruz.
                                              
La guarachera de Cuba: Celia Cruz
Celia Cruz ¡¡¡Azúúcarrrrrrrrrr!!!!!!!!!!


Ya esta' en el aire la  serie televisiva <Celia.\>que recorre desde la ficcion, la vida y obra de Celia Cruz, la gran guarachera de Cuba, que partió un 16 de julio de 2003 rumbo a la dimensión sutil a la que pertenece todo lo angelical y por supuesto su honda alma; de donde vino también su canto, su alegría, su calor humano y su innegable generosidad.

No se puede dejar pasar un dia más sin dedicar un modesto homenaje a la gran artista cubana que recreó la música de la isla de Cuba en el mundo entero durante décadas; y que por supuesto significó el corazón de la salsa de Miami; el ritmo que mezclo todo lo que de tropicalisimo tiene la vida.

Miami se cubrió de dolor con la partida de Celia Cruz en aquel aciago16 de Julio; porque un destello importantísimo del acontecer ciudadano; tanto para cubanos como para latinoamericanos en general; había silenciado fisicamente su voz. En el edificio conocido como la torre de la Libertad del Down Town de Miami fue expuesto su cuerpo y las filas fueron gigantescas cubriendo cuadras y cuadras , para darle el último adiós a la Reina de la Salsa.

Torre de la Libertad en Miami

El clásico edificio de Biscayne Boulevard vibró con su música acogiendo con la alegría de Celia a las personas que la despedian y tal como ella misma recomendaara "...Vive tu vida con Sabor!" sonaron en su sepelio los acordes que perduran para todos los tiempos de la "La negra tiene tumba'o". "El yerberito moderno", Y por supuesto "La guantanamera" que aparece como tercer canción que condimenta mi blog.

No cabe dudas que cuando hablamos del alma de la ciudad de Miami; esta inmersa para siempre el alma  latente, mágica e inolvidable; de la gran CELIA CRUZ.

Gracias por acceder a estas palabras.

Con todo afecto.
Marta Peña