miércoles, 6 de agosto de 2014

Ciudad, entorno y ciudadano.

                              "Una gran ciudad es por desgracia de muchos,
                                                  un gran desierto".
                                                                                   Thomas Fuller.

Mucho tiempo sin escribir mis cuitas por acá pero la ciudad me engullo, no porque solamente se me haya convertido en un gran desierto, sino simplemente porque dando VUELTAS de un lado a otro, en inicios perdiendo el empleo que desempeñaba para el Condado Miami Dade y siendo despedida en algún momento, conforme a una resolución de la alcaldía de eliminar o fusionar departamentos de la Administración Publica; de 42 a 25 en aras de restablecer ALGÚN presupuesto dañado, para enfrentar el año fiscal; SENCILLAMENTE, me encontré en la calle y he aquí una de las SOMBRAS de Miami que logra corroer como en todas partes; la vida ciudadana.

No solo las noticias contemporáneas, sino la realidad que se ve en Miami entre sus grandes rascacielos es una desorbitante intención de abrir una brecha entre ricos y pobres, de una envergadura IMPETUOSA, por cuanto los residentes de Miami se ven imposibilitados a acceder a estas nuevas urbanizaciones del Down Town, relegándolos a los barrios mas empobrecidos, y como es natural con sueldos que son cada vez menos representativos en función del alza exagerada de los artículos de consumo.