sábado, 25 de julio de 2015

NOS VAMOS PARA EL NORTE. SEGUNDA PARTE.

            "Las ideologías pasan, la familia queda..."
                                   Marta Peña

Nos vamos para el Norte.Estatua de la Libertad USA

2-Puerto de Camarioca y los Vuelos de la Libertad.

La década de 1960 representó para los cubanos, un cambio descomunal, no solo de sus patrones de conducta y modos de desarrollar la vida, sino del implante ideológico que se fue entronizando en el quehacer diario de la sociedad; desde el punto de vista educacional, económico y por su puesto político.

Las medidas adoptadas por el Gobierno incluyeron la expropiacion de tierras, negocios, nacionalización de la banca, e industrias. 
Con paso raudo fueron desapareciendo del acontecer diario, bodegas, quincallas, farmacias, nightclubs, puestos de viandas, etc; negocios de la mediana y pequeña empresa cubana, que el Estado controlaría con empleomanía "estatal", hasta su depauperación y desaparición. 
Se prohibió el uso de vitrolas ( o máquinas que reproducían la música de discos de vinillo), las cuales fueron recogidas de bares, cantinas, clubes nocturnos o de cualquier lugar que se encontraran; como si se trataran de "máquinas alienígenas de carácter mutante".

De mi memoria de niña a finales del periodo descrito; recuerdo que en el barrio donde vivía desaparecieron la bodega de Santa Ana, la papelera de Secades, el night-club de la Calle Ayestarán, el almacén de los chinos, el puesto de fritas de Perez, la farmacia del Gallego, el puesto de viandas de Marcelino, La pollería y la Carnicería, la bodega de Manolo y la de Miguel (fueron nacionalizadas por el gobierno un tiempo con "administradores estatales"; luego desaparecieron); La escuela privada primaria Rodriguez Morales, el restaurante Monguito, la quincalla de Tony, el negocio de hortalizas y vegetales del chino Eulogio, la cafetería Manolita, el supermarket Miyola, La Panadería <La Julia>, La Antigua Chiquita como dulcería, la piquera de taxis, el establecimiento de venta de automóviles nuevos de Boyeros y de automóviles de uso de Ayestarán (de segunda mano le decían), La bodega "La Casona",la peluquería Effy; en fin.. 
Con el tiempo fueron desapareciendo el resto de los negocios familiares; no solo en mi barrio, en todo el país.

Negocio familiar: Dulcería La Gran Vía. 
La Habana. Cuba. Década de 1950

Mi tía, esposo y la hija pequeña (como expliqué en la entrada anterior), dejaron la isla en los primeros años de la década de 1960, en una embarcación que partió de Cuba posterior a lo que se conoce por los cubanos en Miami como la Invasión de Bahía de Cochinos y en Cuba el ataque a Playa Girón. Nombrese de una forma u otra; fue una triste confrontación entre compatriotas cubanos con el afán de remover el gobierno comunista de la Isla, que aparentemente iba a ser apoyada por el gobierno de Estados Unidos con armas y pertrechos posterior a la penetración por vía marítima a la región conocida como Playa Girón en la Bahía de Cochinos, sin embargo no ocurrió así y el intento que liberaría a Cuba del comunismo, fracasó.

El 28 de septiembre de 1965 se anunció en Cuba por la dirección del gobierno, que el Puerto de Camarioca en la localidad de Matanzas, estaría abierto hasta el 10 de octubre de 1965, para que los exiliados cubanos recogieran a sus familiares en la Isla y se los llevaran rumbo a Miami. El puerto estuvo abierto hasta el 15 de noviembre de 1965 y escaparon por esa vía 2979 cubanos, quedaron varados unos 2104, que emigraron en barcos norteamericanos alquilados.

Al culminar las operaciones en Camarioca y a partir de un acuerdo concebido entre el presidente norteamericano de la época Lyndon B. Johson y Fidel Castro, se dió inicio a los <vuelos de la libertad> entre Cuba y la Ciudad de Miami. Este servicio duró desde diciembre de 1965 hasta abril de 1973; cuando fueron cancelados por el trigésimo séptimo Presidente electo en USA, Richard Nixon. En estos vuelos partieron de Cuba 260 561 cubanos.

El proceso de separación familiar seguía en curso no solo de mi familia sino del país cubano completo. Las próximas personas que emigraron al <Norte> de mi familia en los conocidos <vuelos de la libertad> rompió mi corazón de niña;  pues sobre todo se trato de mi querida abuela, mis primas, un primito y su mamá.
Mi padre acababa de morir unos meses antes de su partida en 1968, con solo 50 años; así que fue un golpe fuerte y brutal la salida permanente de mi abuela para todos los que nos quedábamos y en especial para sus hijos que nunca mas la vieron, (Tampoco yo alcancé a verla viva nunca más). 

El padre de mis primas (mi tío, hermano de mi madre), permaneció en Cuba con dos hijos mayores de 18 años a los que se le prohibía emigrar de la Isla Caribeña por tener edad "militar", quedando obligados a enrolarse para recibir instrucción de combate por medio del <Servicio Militar Obligatorio> en la Isla. Lamentablemente mi tío murió en 1973 y jamás pudo reunirse con su madre, esposa, hijas y su niño pequeño en los Estados Unidos.

Estos queridos familiares partieron en el año 1969. En la fotografía que muestro a continuación se puede observar como mi hermana a la izquierda y yo a la derecha, aguantamos a mi abuela con un gesto de permanencia inconsciente, cosa que no pudimos hacer nunca más. 
La imagen esta capturada en uno de los puentes del espacioso, familiar y precioso parque en la localidad de Palatino de la Ciudad de la Habana (hoy en ruinas).

Charito, Abuela, Cuqui, Cory, Mary y Willy. 
La Habana Cuba .Década de 1960.

Muchas Gracias queridos amigos y amigas por acceder a mi articulo que CONTINUARÁ...
Pulse aqui para acceder a NOS VAMOS PARA EL NORTE TERCERA PARTE
Con todo afecto.
Marta Peña