martes, 19 de septiembre de 2017

HURACAN MARIA DESTRUYE EN EL CARIBE Y SE ENCAMINA A PUERTO RICO

HURACAN MARIA DESTRUYE EN EL CARIBE 
Y SE ENCAMINA A PUERTO RICO

HURACAN MARIA DESTRUYE EN EL CARIBE Y SE ENCAMINA A PUERTO RICO
________________________________________________________________________
(Con la información de El Nuevo Dia )
<"Aún sin recuperarse las islas del Huracán Irma, que pasó a decenas de millas por encima del litoral norte de Puerto Rico, María ha activado nuevamente todas las alarmas, mostrando un cuadro mucho más inquietante.
“Eso es catastrófico en todos los sentidos, en términos de vientos, lluvia y marejada ciclónica. Estamos hablando de un evento extremadamente peligroso”, alertó el director del Servicio Nacional de Meteorología en San Juan, Roberto García.
María se movía esta madrugada al oeste noroeste a una velocidad de 9 mph, según el boletín del Centro Nacional de Huracanes de las 2:00 a.m. Junto a los vientos de 155 mph y las ráfagas aun más fuertes, se pronostica para Puerto Rico de 12 a 18 pulgadas de lluvia, y zonas aisladas recibirían hasta 25 pulgadas. La marejada ciclónica se proyecta de 6 a 9 pies, con olas rompientes que podrían alcanzar los 25 pies de altura.
“La ciudadanía tiene que actuar, y tiene que actuar ya. No podemos esperar un milagro que cambie (su trayectoria). Los pronósticos tienen un alto grado de confiabilidad”, aseveró el meteorólogo.
Urgen desalojar zonas peligrosas
El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, recalcó ayer la urgencia de que el pueblo busque un lugar seguro para prevenir la pérdida de vidas humanas.
“Nunca antes había ocurrido un evento como este. Se proyecta que pueda ser el peor evento atmosférico en un siglo en Puerto Rico y, si no tomamos las precauciones, vamos a tener situaciones de pérdida de vida que pudiésemos evitar”, advirtió el gobernador durante una conferencia de prensa en la sede de la Administración Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres.
El primer ejecutivo mencionó que, en la tarde de ayer, ya se habían empezado a movilizar residentes de cinco comunidades que peligran por su localización en zonas inundables. Estas son: Juana Matos, en Cataño; Playita, en Salinas; Amelia, en Guaynabo; Islote, en Arecibo, y Palo Seco, en Toa Baja.
En la tarde de ayer, se anunció la habilitación de 499 refugios, 49 más de los que abrieron sus puertas ante el paso cercano del huracán Irma.
“El objetivo principal tiene que ser salvar vidas. Si usted está en una zona inundable, su vida peligra. Si usted vive en un hogar de madera, su vida peligra”, alertó el gobernador a la ciudadanía.
Luegode declarar el estado de emergencia, Rosselló Nevares pidió a la ciudadanía que reflexionara sobre lo que implica la fuerza de los vientos y las lluvias.
Hace dos semanas, durante el paso del huracán Irma por la región de Puerto Rico, se registraron ráfagas con velocidad de 70 a 74  mph en las zonas más afectadas de la costa noroeste. En el caso de la isla municipio de Culebra, se pudieron medir  ráfagas de hasta 114 mph.  
Con solo ese registro, 27 municipios de Puerto Rico ya han sido declarados zonas de desastre. Todavía con clientes sin servicio eléctrico, ciudadanos sin techo y sin paredes, árboles tumbados sobre tendidos eléctricos y escombros acumulados a la orilla de las carreteras, Puerto Rico no se recupera del impacto de Irma, que apenas rozó la isla, y se prepara para encarar la peligrosa ruta proyectada para el huracán María.
Persiste la ayuda federal
A petición del gobierno de Puerto Rico, ya el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, autorizó para la isla una nueva declaración de emergencia previa a la llegada del fenómeno atmosférico.
Por su parte, el director en Puerto Rico de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), Alejandro de la Campa, indicó que solicitó más equipo al Departamento de Defensa de Estados Unidos.
“(Solicitamos) más buques, y el portaaviones (disponible para la emergencia) se ha movido para que esté en un área segura... Y siguen en el área los buques con helicópteros que vamos  a utilizar en caso de que haya que hacer evacuación, o búsqueda y rescate”, comentó el funcionario.
Aseguró que Puerto Rico contará con ayuda continua de FEMA y los fondos federales estarán disponibles para labores de reconstrucción y mitigación después del paso del fenómeno, así como recursos adicionales -agua y generadores-, equipo médico y personal de apoyo.
Amenaza a la generación de energía eléctrica
Ante la fragilidad de la infraestructura de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), el gobernador reconoció que la expectativa es que Puerto Rico se quede sin servicio eléctrico tras el paso de María.
“Nadie en Puerto Rico debe esperar tener electricidad en los días subsiguientes. La magnitud del tiempo que nos tome arreglar (el daño que ocasione el huracán) está por verse”, indicó.
Por su parte, el director ejecutivo de la AEE, Ricardo Ramos, se abstuvo de brindar proyecciones sobre cuánto tiempo podría quedarse sin servicio la ciudadanía, pero, a modo de ejemplo, comentó que la recuperación total del sistema tras el paso del huracán Hugo en 1989 tardó unos seis meses.
Durante la jornada de ayer, los empleados de la AEE continuaban sus labores de reconexión, a la par de los preparativos de emergencia ante la proximidad del nuevo fenómeno.
Según datos oficiales, 1.4 millones de clientes o el 96% ya tenían restituido su servicio de energía eléctrica. Del restante 4%,  la mayoría —46,401 clientes— ubicaba en sectores del área metro.
Sin embargo, la fragilidad del sistema de distribución, amenazado por la falta de mantenimiento y los árboles caídos, no son la única preocupación que hoy acecha a la corporación pública.
El gobierno anticipa que el golpe del huracán María también será más feroz que el de Irma, debido a que la entrada del ojo del huracán por el sureste del país, donde se encuentra la mayor parte de las plantas generadoras, podría dar un duro golpe a la producción de energía en sí.
“Gran parte de la generación de energía eléctrica está en el sur y está en áreas inundables... Esto representa un mayor impacto posible”, indicó el gobernador en conferencia de prensa.
La Central Costa Sur en Guayanilla y la Central Termoeléctrica Aguirre en Salinas son dos de las generadoras que ubican al sur. Mientras, las privadas Eco Eléctrica y Applied Energy Systems (AES) ubican en Peñuelas y Guayama, respectivamente. Ambas suplen energía a la AEE.
“En términos de la transmisión, estamos vulnerables. El sistema está vulnerable”, reconoció Ramos. “El impacto de Irma, si algo positivo dejó, fue la eliminación de la vegetación que ya colapsó. Sin embargo, la magnitud de este huracán proyecta que, en este caso, va a haber un daño mayor a la infraestructura. (Con Irma), no tuvimos torres que cayeron, y en este caso, posiblemente sí”, dijo.
En la tarde, recordó que -con la ayuda de FEMA-, llegarán a la isla brigadas del New York Power Authority y la Long Island Power Authority, las cuales se iban a activar con el paso del huracán Irma.
Agregó que la cantidad de brigadas a solicitarse se determinará a base de los daños reportados.
Agua dependerá de la luz
Por su parte, el director ejecutivo de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Elí Díaz, recordó que la disponibilidad del servicio de agua está directamente ligada a la de la energía.
“Si hay daños a las generatrices grandes, no se va a producir energía, por lo tanto, nuestras instalaciones no van a tener energía (para operar)”, dijo el ingeniero.
El funcionario indicó que cuenta con aproximadamente 1,300 generadores, a los cuales se les dio mantenimiento preventivo desde inicios de la temporada de huracanes, pero que no son suficientes para las 4,000 instalaciones con las que cuentan, entre estaciones de bombeo.
“Eso es meramente un 30%, por lo que es imposible determinar cuál va a ser el impacto”, agregó.
Hasta ayer en la tarde, habían logrado preparar 110 camiones cisterna -más del doble que los utilizados durante el período de Irma-, y ya gestionan importaciones desde el puerto de Jacksonville en acuerdo con empresas privadas.
Además, compartió que, desde el domingo pasado, han estado bajando poco a poco los niveles de las represas de Carraízo y La Plata hasta unos tres metros para intentar evitar que tengan que abrir las compuertas de emergencia.
En la tarde de ayer, solo 9,756 abonados, o el 0.76%, carecían del servicio de agua potable.
Díaz destacó el trabajo en alianza con la AEE, la cual durante la emergencia que provocó Irma otorgó prioridad a la reparación del sistema para beneficio dela restitución del servicio de agua.
(El reportero Alex Figueroa Cancel colaboró con esta historia) ">.