viernes, 12 de enero de 2018

GOBIERNO DE CUBA PIDE LA ELIMINACION DE LA LEY DE AJUSTE CUBANO


La Ley de Ajuste Cubano :
____________________
La Ley de Ajuste Cubano (en inglés, Cuban Adjustment Act o CAA), Ley Pública 89-732, es una ley federal de los Estados Unidos promulgada el 2 de noviembre de 1966. Aprobada por el 89.º Congreso de los Estados Unidos y firmada por el presidente Lyndon Johnson, la ley aplica a cualquier nativo o ciudadano de Cuba que haya sido inspeccionado y admitido o liberado en los Estados Unidos después del 1 de enero de 1959; haya estado físicamente presente en ese país durante al menos un año; o sea admisible como residente permanente de los Estados Unidos.
GOBIERNO DE CUBA PIDE LA ELIMINACION DE LA LEY DE AJUSTE CUBANO:
______________________
(Con información de la web Cubanet.org )
LA HABANA, Cuba.- El Gobierno cubano reconoció hoy el avance que supuso para los nexos migratorios  con  EE.UU.  la  derogación,  hace  un  año,  de  la política “pies secos/pies mojados”, que  ofrecía  un  trato  preferencial  a  sus ciudadanos, pero insistió en  que  no  habrá  “normalización”  mientras  siga vigente la Ley de Ajuste Cubano.
El fin de “pies secos/pies mojados” fue “uno de los pasos más trascendentales” dentro de la nueva etapa que ambos países viven tras el restablecimiento oficial de relaciones, después de más de medio siglo de enemistad acérrima, publicó este viernes el diario estatal Granma en un suplemento dedicado al aniversario del suceso.
El órgano oficial del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal) reconoció que el fin de “pies secos/pies mojados” ha reducido “casi a cero” las “salidas ilegales por medios rústicos”.
Instaurada en 1995, esta política era resultado de un acuerdo entre la administración del expresidente estadounidense Bill Clinton con el Gobierno cubano y la revisión de la Ley de Ajuste Cubano, vigente desde 1966, que autoriza a los cubanos a recibir la tarjeta de residencia permanente al año de su permanencia en EE.UU.
“Pies secos/pies mojados” garantizaba refugio a todos los cubanos que lograsen llegar a territorio de Estados Unidos, ya fuera de manera regular o irregular (“pies secos”), pero comprometía a Washington a devolver a los detenidos en el mar (“pies mojados”).
Este fue durante años el acicate para que miles de isleños se lanzaran al mar en frágiles embarcaciones con la esperanza de cruzar el estrecho de Florida y tocar tierra.
Un artículo de Granma sobre la “historia convulsa” de la migración entre las dos naciones, separadas por 145 kilómetros de mar, recuerda que el Estado cubano considera a esta política como “un estímulo a la emigración irregular, al tráfico de emigrantes y a las entradas irregulares a Estados Unidos desde terceros países”.
“Al admitirlos (a los cubanos) automáticamente en su territorio, (EE.UU) les confería un trato preferencial y único que no reciben ciudadanos de otros países, por lo que también era una incitación a las salidas ilegales”, aseguró un comunicado oficial del Gobierno de la isla divulgado el 12 de enero de 2017 y citado hoy por el diario.
Su implementación “provocó crisis migratorias, secuestros de naves y aeronaves y la comisión de delitos, como el tráfico de emigrantes, la trata de personas, el fraude migratorio y la violencia con un impacto extraterritorial desestabilizador creciente sobre otros países de la región, utilizados como tránsito”.
También mencionó como un avance en la relación migratoria bilateral el fin del programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos, que incentivaba el abandono de las misiones médicas en terceros países, principalmente en América Latina.
A pesar de lo anterior, para la isla “resulta imposible pensar en la normalización de las relaciones migratorias entre los dos países sin que el Congreso norteamericano le ponga fin” a la Ley de Ajuste Cubano.
Junto al fin del embargo o “bloqueo” estadounidense, la derogación de esta ley es uno de los principales reclamos del Gobierno cubano para normalizar del todo sus relaciones con su vecino del norte.
El artículo recuerda además la tensión actual en las relaciones bilaterales debido al viraje en la política de la administración del presidente Donald Trump, quien pretende revertir los avances del “deshielo” logrado entre su antecesor, Barack Obama, y el mandatario cubano Raúl Castro.
Ante esta posición, el Gobierno cubano ha expresado su voluntad de continuar la comunicación y ha afirmado que las “soluciones están del lado de Estados Unidos”.
Más de 896.000 cubanos han viajado legalmente a Estados Unidos, de un total de 2,6 millones que han salido de la isla desde la entrada en vigor hace cinco años de las reformas migratorias que derogaron el requisito del permiso de salida.
Desde el 1 de enero el Gobierno cubano eliminó el requisito de avecindamiento para que los hijos de cubanos nacidos en el exterior reciban la ciudadanía, suprimió la habilitación del pasaporte para entrar en el país y autorizó la entrada en yates a los cubanos emigrados, aunque mantiene la restricción para los que viven en la isla.
(EFE)